La seborrea o exceso de grasa en los cabellos se manifiesta por el estado oleoso del pelo, que hace que se amolde mal y tienda a caerse precozmente. El origen de este padecimiento es el flujo anormal de sebo, sustancia que secretan las glándulas situadas alrededor de la raíz del pelo. Sus causas pueden ser muchas, desde factores hereditarios, constitucionales, desequilibrios hormonales, hasta trastornos nerviosos.

Si padeces seborrea puedes seguir la siguiente recomendación: no dejes en tus cabellos ese exceso de grasa secretada. El tratamiento básico es realizar una limpieza profunda con regularidad, preferentemente un champú diario. Aplica masajes ligeros con productos suaves. Un jabón de azufre puede ser muy eficaz, pero nunca directamente: debe ser diluido antes del lavado.

Otra recomendación es que cepilles tus cabellos con regularidad. La suciedad y el polvo se adhieren muy fácilmente a la grasa. Ten la precaución de lavar diariamente tu cepillo con agua tibia y unas gotas de lejía. Una opción es preparar un saquito pequeño con avena y, luego del cepillado, frotar el cepillo con dicha almohadilla. Recuerda no cepillar muy enérgicamente, pues puede ser dañino para el cuero cabelludo.

Les propongo algunas fórmulas caseras de tradición familiar que han demostrado ser muy útiles a la hora de controlar la seborrea:

Arroz

Se lavan y cocinan los granos de arroz con abundante agua hasta formar una pasta que luego se aplica con la yema de los dedos masajeando suavemente, media hora antes de lavarse el cabello.

Romero

Se prepara una tisana de romero y se mezcla con alcohol, 3 partes de cocimiento por una de alcohol. Aplica la loción resultante friccionando el cuero cabelludo. El romero es una planta muy usada desde la antigüedad para el cuidado de los cabellos.

Miel y limón

Se mezclan 2 cucharadas de miel con el jugo de un limón. Aplicar sobre el cabello y dejar puesto dos horas. Enjuagar luego con abundante agua caliente. Para finalizar, lavar el pelo con champú.

Azúcar

Humedece los cabellos, toma un poco de azúcar en la palma de las manos y mezcla con agua fría hasta formar una papilla. Frota con suavidad y enjuaga inmediatamente con agua fría.

Lo siento, ahora mismo el comentario esta cerrado.

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio