Existen remedios naturales que pueden ayudar a la prevención y control de las dolencias vesiculares como los siguientes:

Elaborar un jugo con tres cucharadas de jugo de limón por cada 1/2 taza de agua el cual debe ser consumido antes del desayuno durante una semana.

Añadir el jugo de 1/2 limón a una taza de infusión de manzanilla y beber siete tazas diarias de esta mezcla durante siete días.

Beber una taza de infusión de menta una hora después de las dos principales comidas del día.  Esta infusión es beneficiosa, ya que estimula la producción de bilis.

Tomar un vaso diario de partes iguales de jugo de remolacha y lechuga reduce el tamaño de los cálculos más grandes y diluyen los diminutos cristales antes de que se conviertan en cálculos biliares.

Dormir sobre el lado derecho acelera su expulsión (según creencias en ciertas regiones de Latinoamérica.)

Tomar una cucharadita de aceite de oliva en 1/2 taza de jugo de toronja o pomelo antes del desayuno cada mañana.  El aceite de oliva estimula la producción de bilis y alivia el dolor, actuando como lubricante para facilitar la eliminación de cálculos biliares

Tomar una cucharada de jugo de perejil al levantarse cada mañana y luego repetir varias veces más durante el día. Si el fuerte sabor del perejil resulta desagradable se puede mezclar con jugo de zanahoria.

Hervir 30 gramos de boldo en 1 litro de agua. Tomar en forma de té o decocción esta cantidad diariamente en tres dosis durante 15 días seguidos.

Licuar y tomar 200 gramos de berros en 1 litro de agua entres dosis diarias por 30 días seguidos.

Hervir 20 gramos de cola de caballo en 1 litro de agua.  Esta preparación debe ser consumida en tres dosis diarias durante 10 días seguidos.

Combinar a partes iguales hojas de boldo, raíz de diente de león, semillas de hinojo y corteza de naranja amarga. Colocar 1 cucharada de la mezcla de estos ingredientes en una taza de agua.  Hervir durante 3 minutos, dejar en reposo y colar.  Tomar 3 tazas al día, tras las comidas principales, endulzadas con miel de tomillo.

Lavar y picar un rábano.  Lavar, partir por la mitad y extraer el jugo de un limón.  Colocar los ingredientes en una licuadora. Batir por unos segundos.  Colar y tomar una pequeña porción cada media hora.  Repetir la acción los siguientes días, pero cada dos horas, hasta que se sienta mejoría.

Recomendaciones:

Evitar las comidas condimentadas o verduras que causen gas, como las coles (repollitos) de Bruselas  y la col, ya que algunas vesículas reaccionan negativamente a este tipo de comidas

Limitar las grasas a menos del 25 por ciento del total de calorías, y concentrarse en consumir frutas, vegetales y granos enteros, que tienen un alto contenido de fibra.

Mantener una dieta rica en fibra (salvado o afrecho no procesado ayuda a evitar la formación de cálculos biliares al estimular al hígado a producir bilis, y al impidiendo que se vuelva a absorber.  Igualmente, beneficiosa es el consumo de manzanas, las peras, las hojas de remolacha y la soja.

Evitar el consumo de cantidades excesivas de alcohol, dulces o productos con harina blanca, ya que son metabolizados como grasas y aumentan el riesgo de problemas vesiculares.

Eliminar de la dieta las carnes especialmente las rojas, que contienen un elevado grado de colesterol; preferir en su lugar el pescado y carnes blancas (aves) cocinados al vapor, asados o a la parrilla.

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio