Propiedades curativas del limón y todo lo que hay que saber de él. Ademas incluimos una receta de tarta de limón:

Los poderes medicinales del limón fueron exaltados, por primera vez, en el siglo XI, cuando Avicena, famoso filósofo y médico iraní, le atribuyó propiedades contra la dispepsia, los vómitos, la ictericia y la fiebre.

Sin embargo, no fue hasta cuando se efectuaron los grandes viajes, con Cristóbal Colón, para descubrir nuevas tierras, que el limón pasó a ser una gran reserva de defensas contra la enfermedad del escorbuto.

Se considera muy medicinal, ya que contiene mucho ácido cítrico por lo que es rico en vitamina C, pero también tiene pecticina, caroteno, sales de potasa y glucosa, elementos que, en su conjunto, se encuentran directamente vinculados a acciones terapéuticas.

Sus usos son muy variados:

-         Combatir la gripe, el escorbuto y el dolor de cabeza

-         Fortalece las encías y cura la gingivitis (infamación de las encías),

-         Calma neuralgias y punzadas nerviosas

-         Evita y combate la vejez prematura

-         Purifica la sangre

-         Combate la debilidad sexual

-         Evita el derrame de bilis

-         Desinfecta toda clase de heridas

-         Ayuda a la digestión

-         Favorece la eliminación de ciertos parásitos intestinales

-         Normaliza las palpitaciones cardiacas

-         Cura el insomnio crónico

Remedios caseros con limones:

Para los trastornos digestivos, es altamente aconsejable tomar una taza de té de hojas del limonero después del almuerzo y la cena.

Si tiene las amígdalas inflamadas, enrojecidas y con fiebre alta, se puede aplicar el limón desde el primer momento de la crisis mediante gárgaras. Se utilizará dos o tres limones los cuales se exprime  y se les extrae el jugo con el cual se hacen gárgaras varias veces al día

Igualmente, se puede, como medida preventiva, una vez al día, principalmente durante los cambios de estación, aplicar compresas con un paño de algodón, bien mojado en zumo de limón caliente. Luego de exprimirlo se aplica en el cuello y se cubre con un paño de lana, para mantener el calor. Renovarlo cuando empiece a enfriarse.

En casos de hemorragias nasales. se debe aspirar jugo de limón por la nariz para detenerlas. En esta misma forma se descongestiona la cabeza cuando se sufre un resfriado.

Si se tiene gripe, se recomienda hervir 20 gramos de corteza de limón en 1/2 litro de agua. Se toma una taza al acostarse.

Si se tiene úlceras, erupciones de la piel, llagas, etc. se puede aplicar jugo de limón sobre las partes afectadas.

La corteza rallada, con un poco de azúcar, se convierte en remedio seguro contra las lombrices.

Como dentífrico, el zumo de limón en un vaso de agua calente quita el sarro de los dientes y acaba con el mal aliento, pero debe tenerse la precaución de enjuagarse bien la boca para eliminar el ácido cítrico que deja el limón, pues este daña el esmalte de los dientes.

Para dolores artríticos, reumáticos y en caso de golpes, se puede masajear con el limón partido por la mitad las áreas donde se siente dolor.

Con el fin de oxidar y eliminar las grasas que obstaculizan el trabajo del corazón, se debe tomar jugo de limón en agua caliente media hora antes de las comidas.

Para calmar los nervios y conciliar el sueño, se debe tomar en la noche, un té de las flores del limón haciendo hervir una cucharada sopera de flores en una taza de agua durante dos minutos.

Precauciones:

No es aconsejable consumirlo durante los tres primeros meses de embarazo y durante la lactancia.

No es conveniente, el consumo interno del limón, para las personas acidificadas que presenten dolores articulares característicos de la artritis, descalcificaciones o con procesos avanzados de osteoporosis.

Siempre se debe tomar el jugo de limón en pequeñas cantidades, ya que puede desgastar el esmalte de los dientes.

Receta de tarta de limón:

Ingredientes:

  • 1 bote de 370 g de leche condensada
  • 150 g de galletas (no doradas)
  • 80 g de margarina
  • 100 ml de jerez dulce
  • 100 ml de zumo de limón
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de corteza de limón rallada

Preparación:

Moler las galletas y mezclarlas con la mantequilla fundida y el jerez.
Forrar con esta pasta el fondo y un poco la pared de un molde de tarta de unos 22 cm de diámetro desmoldable.
Mezclar la leche condensada con las yemas, la corteza rallada y el zumo de limón, mezclarlo bien y verterlo en el molde.
Montar las claras a punto de nieve, cubrir totalmente la superficie de la tarta y dejarla a horno suave hasta que esté dorada.

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio