Esta preciosa variedad de cuarzo de origen magmático de color violeta, traslucido, es una de las piedras más utilizadas en la gemoterapia (terapia con piedras y cristales naturales).

Su nombre proviene del griego Amethystos (curiosamente significa: no borracho), pues esta gema era considerada antiguamente como un potente antídoto para la embriaguez. Existen registros de su origen en la mitología griega, donde Dionisio, dios del vino y el desenfreno, pretendía a una doncella llamada Amethystos, quien deseaba permanecer casta. La diosa Artemisa intervino, y accediendo al pedido de Amethystos la transformó en una roca blanca. El dios Dionisio, humillado, vertió vino sobre aquella roca a modo de disculpa, tiñendo de púrpura sus cristales.

Entre sus cualidades más notorias, la amatista permite a quien la porta equilibrar la energía interior, tonificando el flujo de la misma. En casos de depresión ayuda a la exteriorización de las angustias proporcionando una sensación de alivio.

En casos de estrés o de cansancio sus propiedades estabilizadoras ayudan a llegar a un punto de equilibrio.

Algunos tratamientos combinan las propiedades de los cristales, las gemas y las rocas con esencias naturales florales o herbales para obtener resultados muy positivos, tal es el caso de los baños de inmersión, donde se colocan amatistas dispersas en el interior de la tina de baño y esencia de lavanda para crear una excelente terapia antiestrés.

Lo siento, ahora mismo el comentario esta cerrado.

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio