Pregunta: Pie morado tras un golpe




User


Lamentablemente nadie respondio a la pregunta.
Puede optar por utilizar nuestro buscador para encontrar la respuesta usted mismo.
Responder pregunta - Reportar pregunta como inapropiada
A algunos de nuestros visitantes, les sirvio estos articulos:

Remedios caseros para contusiones

2011
Remedios naturales para las contusiones:

Un remedio tradicional muy antiguo consiste en aplicar, tan pronto se recibe el golpe,  compresas muy frías o incluso pedazos de hielo sobre la zona afectada.



Empapar un paño de algodón con un poco de vinagre frío. Aplicar sobre el golpe.

Triturar unas hojas de almendro frescas y hacer con ellas una cataplasma para impedir la formación del hematoma.

Hacer un emplasto con hojas frescas de angélica.

Aplicar inmediatamente un bistec (bife) de ternera isobre el punto de impacto para calmar el dolor y evitar la formación del hematoma.

Elaborar una pasta con perejil molido y un poco de mantequilla y luego frotar con ésta  la zona contusionada sin ejercer mucha presión

Otro remedio muy bueno para evitar la formación de un moretón  consiste en colocar sobre las contusiones una compresa de árnica; ésta se puede adquirir en las farmacias o, si gusta, se puede elaborar hirviendo un litro de agua por 15 minutos al cual se le añadirá, pasado ese tiempo, un puñado de hojas de árnica.

Aplicar dos cataplasmas preparadas a partir de una manzana o rallar la manzana cruda con su piel y colocar los pedazos  en el lugar del golpe, ya sea envolviéndola en una gasa ligera o directamente sobre la epidermis.

Hacer una cataplasma de cebolla, calentando un trozo de ésta en una sartén,y  poniéndola sobre una gasa la cual deberá ser aplicada sobre el área que recibió el golpe durante 4 a 5 horas.

Este remedio alivia inmediatamente los golpes en los dedos mediante un huevo al cual se le hace un agujero, en un extremo, lo suficientemente grande para que quepa el dedo.  Éste se introduce dentro y se mantiene allí hasta que el calor que desprende pase al huevo y éste también se caliente.

Preparar una infusiòn con 25 g de hojas o corteza de Hamamelis en medio litro de agua hirviendo durante un cuarto de hora. Se deja enfriar, se empapan las compresas y se aplican con frecuencia. La compresa no debe dejarse secar sobre el moretón.

Verter 1/2 litro de agua hirviendo sobre dos puñaditos de caléndula machacada. Dejar reposar durante 15 minutos, hacer una compresa y aplicar sobre la zona dolorida.

Disolver 10 gotas de aceite esencial de planta siempreviva, en 1 cucharada de aceite de almendras. Aplicar la preparación con una bola de algodón previamente humedecido en agua caliente. Dejar puesto por la noche. Este es un remedio ideal para golpes pequeños.

Poner 3 cucharadas de sal sobre un paño de algodón, doblar los bordes e introducir en un recipiente con agua tibia.  Aplicar esta compresa sobre el área afectada varias veces después de 8 horas de haber recibido el golpe.

Mezclar el jugo de un limón con 1 cucharada de sal y empapar un paño con esta preparación. Frotarla sobre la zona afectada durante varios minutos.

Verter 3 cucharadas de ortiga en un litro de agua y hervir durante diez minutos. Empapar con un paño sobre el hematoma.

Agregar medio litro de agua hirviendo sobre20 g de calèndula machacada y se deja reposar durante un cuarto de hora.  Luego se toma una pedazo de tela, preferiblmente de algodòn, y aplicar como si fuera una compresa.

Verter un puñado de hojas de anís en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y hacer una cataplasma que se aplicará en el área donde se encuentra el golpe.  Cambiar por una cataplasma nueva con frecuencia.

Recomendaciones:

Dado que las contusiones o golpes son usualmente el resultado directo de una lesiòn, se recomienda seguir las siguientes recomendacones de seguridad:

Enseñarle a  los niños normas de seguridad

Estar atento para evitar caìdas alrededor de la casa Por ejemplo, tener cuidado al subir las escaleras u otros objetos.

Utilizar equipos para prácticas de deporte adecuados con el fin de proteger ciertas àreas más propensas a recibir golpes.  Ejemplos de estos equipos son las almohadillas para los muslos, protectores de cadera, codilleras en el fútbol americano y espinilleras en el fútbol y baloncesto.

Remedios para dolores de cervicales

2011
A lo largo de nuestra vida, es muy probable que antes o después y durante nuestra vida adulta, acabemos sufriendo alguna clase de dolor de cabeza, dolor de cuello o dolor de nuca directamente relacionado o derivado de posibles problemas de cervicales. En realidad el dolor cervical no solo se localiza en los lugares antes mencionados, si no que también incluye otros dolores en zonas próximas, como los hombros, mandíbula, parte superior de los brazos, etc.

Quien sufra de cervicales, sabe de sobra que puede resultar una dolencia particularmente molesta e incómoda que puede llegar a condicionar seriamente nuestra vida diaria, especialmente cuando los dolores y molestias son crónicos. Entre los síntomas habituales de las dolencias cervicales podemos citar no solo los dolores, si no también la sensación de hormigueo, mareos, vértigos, etc. Las vértebras que denominamos cervicales son un total de siete y son sumamente importantes ya que su función principal es mantener la cabeza erguida, así que es muy fácil que en ellas y los músculos de la zona se acumule excesiva tensión que luego provoca los problemas que hemos hablado.

Causas del dolor de cervicales

El dolor de cervicales puede tener muy diversas causas, pero por lo general es muy corriente que nosotros mismos tengamos buena parte de culpa en dichos dolores, pues en muchas ocasiones el origen de los mismos es postural. Las actividades físicas que realizamos a diario, pueden incrementar la tensión en la zona del cuello y las cervicales, especialmente si mantenemos durante un tiempo prolongado determinadas posturas. Por ejemplo, cuando pasamos muchas horas sentados delante de un ordenador, o viendo la televisión, si no tomamos las debidas precauciones antes o después le pasará factura a nuestras cervicales.

El estrés y la ansiedad también afectan a nuestro cuerpo de muchas maneras y una de ellas es precisamente esta. Las personas sometidas a situaciones de estrés continuado y que sufren de ansiedad son muy propensas a sufrir contracturas musculares en la zona del cuello, que desembocan en dolores y molestias. Tener bajo control nuestros niveles de estrés y ansiedad es muy importante para acabar con esos dolores cervicales. También ayudan los analgésicos, los ejercicios específicos para la zona, los masajes y la aplicación de frio local.

Pero son muchas las posibles causas y por eso debería ser un médico quien revisara cada caso particular de cara a seguir el mejor tratamiento. A veces el dolor de cervicales responde a problemas musculo esqueléticos propios del envejecimiento de nuestro organismo, como la artrosis, la artritis (espondilosis cervical), problemas de osteoporosis, o bien lesiones y traumatismos provocadas en accidentes, como la hernia discal o fracturas de vértebras. Es muy habitual por ejemplo lo que se conoce como latigazo cervical, provocado por la violenta sacudida a que se ve sometida la cabeza en los accidentes de tráfico. Cuando las vertebras cervicales han perdido su curvatura natural por el motivo que sea, se habla de rectificación cervical, problema que requiere tratamiento.

Algunas enfermedades como la fibromialgia también pueden provocar dolores cervicales.

Tratamiento para el dolor de cervicales

El tratamiento a seguir en casos de dolores y molestias cervicales depende en gran medida de cuales sean las causas que lo provocan y el estado en que se encuentra nuestra musculatura y huesos, por eso es necesario un diagnóstico médico adecuado. Especialmente si los dolores aparecen tras un traumatismo o golpe deberías ir de urgencia al médico. En muchas ocasiones si el problema es debidamente tratado, el pronóstico es favorable y los dolores acaban remitiendo. ¿Que cosas podemos hacer nosotros mismos en el hogar y de una forma sencilla para aliviar el problema? Lo mejor es prevenir siempre este tipo de problemas, corrigiendo nuestros hábitos posturales, ejercitando la zona, utilizando una almohada adecuada para dormir, sentándonos correctamente, siguiendo técnicas de relajación, etc. Si los dolores ya han aparecido, es conveniente aplacarlos con analgésicos, para aliviar la molestia. También podemos acudir a un masajista o realizarnos nosotros mismos un automasaje en la zona, ya que por su posición es muy accesible a nuestras propias manos. Si hay alguna enfermedad grave tras nuestro problema de dolores cervicales, entonces hay que recurrir a otras opciones terapéuticas, que pueden llegar a incluir la cirugía.

Espero que estos consejos e información sobre el dolor de cervicales sirvan para ayudarte con tu dolencia y llevar una vida mejor.
Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Enlaces recomendados