La salud comienza desde el principio de la vida, y criar un bebé sano no es cuestión de alimentación solamente, sino de una completa comprensión de las necesidades del mismo. Los masajes para bebés, conocidos como shantala, ayudan en su desarrollo al crear un vinculo fraternal que fortalece su sistema inmunológico.

Nadie duda que un buen masaje resulta terapéutico y que nos ayuda a aliviar el estrés y el cansancio acumulado. Además, también sabemos que la salud no es cuestión de alimentación solamente, sino de tener tranquilidad mental, y saber sobrellevar las situaciones diarias. El estrés es el causante de un gran porcentaje de enfermedades.

Los bebés tal vez no tengan el estrés de llevar una vida de estudios, trabajo, compromisos sociales y demás, pero son seres que están empezando a formar sus lazos sociales. Es por ello que el masaje ayuda a crear un fuerte lazo emocional entre padres e hijos, y esto a su vez trae beneficios al sentir el amor y la seguridad que unas manos con movimientos suaves le pueden generar.

El nombre de shantala se debe a una mujer de origen hindú, que acostumbraba acariciar y masajear suavemente a su bebé. El doctor francés F. Leboyer al observar a esta mujer quedó maravillado con los beneficios que esta práctica tenía en los bebes, así que decidió llevar esas prácticas a Occidente y bautizar a esta cnica con el nombre de shantala.

Puede hacer de esta práctica un ritual, por ejemplo después de bañar al bebé, y untarle aceite al niño, el ya sabrá que ha llegado el momento tan esperado que le da tranquilidad y seguridad.

Los masajes suaves en los bebés traen varios beneficios, entre los que se encuentran:

  • Ayuda a relajar al bebé y reforzar las funciones respiratorias, circulatoria y gastrointestinal.
  • Ayuda a reforzar el sistema inmunológico. Es bien conocido que el estrés y la tensión hace que el sistema inmunológico de una persona decaiga, así que mantener una sensación de seguridad ayuda a mantenerlo sano.
  • Ayuda a levantar la autoestima del bebé, ya que se siente querido y protegido.
  • Ayuda a tener un mejor contacto entre los padres, se crea un lazo fraternal muy fuerte al poder identificar la sonrisa, los ojos y el olor.

Los movimientos tienen que ser suaves, como caricias, utilizando la punta de los dedos y sobre todo los dedos índice, medio y pulgar, deslizándolo sobre piernas, espaldas, manos y brazos. Usa aceite de preferencia para no generar irritación. Más adelante publicaremos cnicas más detalladas de este tipo de masajes.

Lo siento, ahora mismo el comentario esta cerrado.

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio