Una buena digestión es indispensable para que el organismo funcione correctamente. Como resultado de ello el cuerpo asimila la mayor cantidad de nutrientes que le permitirán enfrentar los distintos procesos vitales. Si bien una persona saludable no debería tener problemas para digerir sus alimentos, no es menos cierto que el estrés del mundo actual y los inconvenientes diarios pueden afectar esta área tan importante.

Existen algunos remedios realizables desde la tranquilidad del hogar y con recursos muy sencillos que permiten relajar el sistema digestivo y facilitan la absorción de las diversas sustancias nutritivas. No debe perderse de vista jamás que estos tratamientos sólo ejercen su función en combinación con una manera apacible de ingerir sus comidas. El acto de alimentarse debe ser realizado lentamente y con disfrute.

Las infusiones de hierbabuena resultan un excelente relajante para el aparato digestivo, y también tienen propiedades antiflatulentas. Basta con poner unas hojitas de esta hierba en una taza de agua hirviendo, bajar del fuego y dejar reposar 10 minutos. Puede tomarse dos o tres veces al día. Además de agradable, se favorece la digestión.

El jengibre ha sido usado en la tradición china como medicina alternativa para diversos padecimientos. En relación con el estómago, el jengibre ayuda a mantener el equilibrio de sus ácidos, lo que provoca una respuesta positiva en su desempeño. El modo de preparación es muy simple: se toma la raíz y se corta en dos o tres trozos, se le agrega una cucharada de miel, el jugo de media naranja y de medio limón. Agregarle una taza de agua hirviendo y dejar tapado por 10 minutos.

De gran valor para los procesos de la digestión resulta la menta, pues ejerce un efecto tonificante sobre el área estomacal y la bilis. La mejor manera de usarla es preparando un con sus hojas y tomando una tacita después de cada comida. También puede emplearse como condimentos en distintas recetas, obteniéndose los mismos resultados.

Si su estómago es delicado, la manzanilla sin lugar a dudas le ayudará a evitar cualquier inflamación y a expulsar los gases resultantes de la digestión. Para ello prepare una tisana con una cucharada de flores secas y una taza de agua. Puede tomar este brebaje dos veces al día.

El tilo se considera muy útil para evitar acideces estomacales y apoyar el proceso digestivo. A una taza de agua hirviendo adicione media cuchara de hojas secas de tilo y deje tapado por unos minutos. Pueden tomarse dos tazas después de las comidas.

Estos remedios caseros neutralizan el área estomacal y estabilizan los distintos procesos que se generan durante la digestión; sin embargo, es importante recordar que ante cualquier dificultad persistente del sistema la persona necesita acudir al especialista, que es quien diagnosticará cualquier irregularidad severa y le dará tratamiento médico adecuado.

Lo siento, ahora mismo el comentario esta cerrado.

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio