Según la tradición oriental, los seres humanos somos capaces de usar nuestra energía interior para fortalecer y revitalizar el organismo. Como es de esperar, estas habilidades sólo se alcanzan si se logra una concentración adecuada y si se aprenden las distintas cnicas que han sido transmitidas oralmente de siglo en siglo. El automasaje es uno de los métodos empleados para desplegar poderes curativos mediante las manos.

Los maestros taoístas hablan de un conocimiento de los puntos principales de las manos y dedos, así como de la anatomía y fisiología del ser humano en general. La perspectiva de estas teorías es holística, o sea, integral, que abarca el individuo como un todo: cuerpo y mente enlazados en una unidad esencial. El automasaje significaría un modo de lograr esa comunión movilizando energías de zonas bloqueadas en el cuerpo.

La filosofía de los automasajes explica que las sensaciones están muy relacionadas con los órganos, los que almacenan emociones positivas y negativas. Ya que los sentidos son los primeros en recibir las influencias del medio exterior, a través de ellos se afectarán el organismo y, en especial, el sistema nervioso. Un fortalecimiento de los sentidos permite el control de las emociones negativas y, por tanto, una canalización más eficiente.

En las palmas se encuentran las principales energías del ser humano. Desde allí puede enviarse energía para sanar a la propia persona o a otra. Es como una puerta que permite que las fuerzas del sujeto entren y salgan. Dichas escuelas definen líneas fundamentales en las manos: Vida, Inteligencia y Sentimientos. A su vez, hacen corresponder los dedos con los meridianos de los órganos.

Se aconseja una ejercitación de las manos, lo que hace fluir correctamente la circulación y facilita el proceso de estimulación. Cuando el individuo realiza un automasaje en sus manos favorece los meridianos que están relacionados con cada dedo. De ese modo, se producen mejorías respiratorias, cardíacas y en la digestión.

Las cnicas suponen posturas cómodas, con vestuario suelto y ligero, aunque son bastante flexibles en cuanto a los lugares donde realizarse. Se puede estar de pie, sentado o acostado en una cama (caso de los enfermos), pero en todas las situaciones se realizan profundos ejercicios respiratorios y automasajes, manteniendo las manos cálidas, en cada una de las áreas que se quiera revitalizar.

Lo siento, ahora mismo el comentario esta cerrado.

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio