El cáncer es una de las enfermedades “modernas”, ya que en la actualidad se han presentado más casos que en el pasado y el número pareciera seguir aumentando. Una investigación ha demostrado que la falta de oxigeno puede convertir células sanas en células cancerosas.

De acuerdo a una investigación llevada a cabo por el bioquímico alemán el Dr. Otto Warburg, quien recibió el premio nobel por sus investigaciones, la causa del cáncer está basada en la falta de oxigeno en las células. En una situación normal, una célula desprovista de oxigeno moriría. Sin embargo en ocasiones estas células son capaces de sobrevivir cambiando su estructura interna y volviéndose células cancerígenas.

Pero ¿Cómo es que las células se ven desprovistas de oxigeno? Bueno, la sangre es la que transporta el oxigeno al cuerpo y también tiene una característica, es básicamente alcalina (lo contrario de ácido) cuando la sangre presenta un exceso de acidez la va depositando en algún lugar del cuerpo, cambiando el entorno normalmente alcalino de las células por uno más ácido. Normalmente las células morirían en un ambiente así, y de hecho así ocurre, sin embargo, algunas células sobreviven y se transforman en cáncer. Un ambiente ácido priva a las células del necesario oxigeno, por lo que podemos ver una relación entre dieta y oxigenación.

La terapia más común contra el cáncer consiste en matarlas con quimioterapia. Sin embargo al hacer esto también mueren muchas células sanas. El doctor Warburg sugiere que se podría tratar el cáncer oxigenando las células y además buscando una manera de quitar la acidez del entorno canceroso.

Todo esto me hace reflexionar sobre nuestro estilo de vida actual. Algo que he notado es que respiramos muy mal, en forma agitada y desordenada. También me he dado cuenta que ante una situación estresante o de peligro muchas veces contenemos la respiración por unos instantes, privando a nuestro cuerpo del tan valioso oxigeno. Por otro lado, la alimentación basada es una cantidad excesiva de carnes y embutidos o enlatados (a los que se les agregan sustancias químicas para que no se oxiden es decir, para aislar el oxigeno de su entorno causante de la oxidación) puede favorecer un ambiente demasiado ácido para el cuerpo.

Creo que esta investigación nos permite ver que nuestros hábitos tienen un gran impacto en nuestro organismo. Aprendiendo a respirar mejor y alimentándonos más sanamente reduciremos seguramente la posibilidad de enfermarnos. Sin embargo, no debemos caer en el otro extremo. Una dieta vegetariana pudiera pensarse como ideal para evitar la acidez. Sin embargo, el exceso de alcalinidad también resulta peligroso, ya que este no es un ambiente natural para el cuerpo. Así que lo mejor es el equilibrio, siempre recordando que nuestro cuerpo está mejor diseñado para una dieta más vegetariana que carnívora.

Las cnicas de relajación y respiración pueden ayudar, además del ejercicio y una buena alimentación. Así que ¡manos a la obra!

Lo siento, ahora mismo el comentario esta cerrado.

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio