Se mezcla un puñado de arcilla con la cantidad necesaria de agua hasta que se forme una pasta fácilmente aplicable sobre un paño de lino, formando una capa gruesa. Este aposito así preparado se coloca sobre la región afectada y se venda. El apósito deberá renovarse cuando se haya secado. añadiendo al agua un poco de vinagre parece ser que el apósito resulta aún más eficaz.
No aplicarlo jamás sobre heridas abiertas ya que existe peligro de infección.

Lo siento, ahora mismo el comentario esta cerrado.

Este contenido es solamente informativo, no debe considerarse como consejos ni opiniones medicas, consulte siempre con su medico.
© 2011 Remedios Caseros | Políticas de privacidad | Enlaces recomendados | Mapa del sitio